¡No tengo un buen salario emocional!

Blog salario 20emocional
La necesidad de muchos jóvenes de crecer y aprender pone en juego la balanza de escoger entre un salario emocional o un salario económico. El salario emocional es la retribución no económica que recibe un colaborador por su servicio a la empresa.

El salario emocional es la retribución no económica que recibe un colaborador por su servicio a la empresa. Algunos de los ejemplos que podemos mencionar son: teletrabajo, flexibilidad de tiempo u otros beneficios que hacen que aumente la productividad y la lealtad a la compañía.

Está comprobado que un buen salario emocional aumenta la satisfacción del colaborador y el compromiso frente a su labores, incrementando de esta forma su productividad.

Sin embargo, existen diferentes escenarios que hacen que muchos jóvenes prefieran empleos donde el salario económico es el motivo por el que permanecen en una organización pues con él pueden acceder a una mejor calidad de vida.

A pesar de que el salario emocional debería ser un componente indispensable en las relaciones laborales, no todos los líderes o encargados de equipos entienden la importancia de ofrecer beneficios a los colaboradores para mantenerlos felices y motivados.

De esta forma y pensando siempre en nuestro bienestar, debés tener en cuenta que nada es más importante que la salud emocional propia.

Las empresas en dónde no existe una retribución por el trabajo, más allá de los económicos, pueden llegar a generar frustración, falta de motivación, estrés y estos problemas podrían incluso, desencadenar otros males.

¿Qué tenés que hacer cuando sentís que no tenés un buen salario emocional?

Un buen salario emocional no se basa precisamente en recibir más dinero, pero sí en suficientes beneficios con los que podás llevar una vida más cómoda.

Lo primero que debés hacer en este caso es evaluar la situación. No tener un salario emocional podría significar falta motivación, tiempo limitado para hacer las tareas de forma correcta o que no hay oportunidades para el crecimiento profesional.

Luego podés evaluar si vale la pena o no negociar. En caso de que sea viable esa negociación, podés conversar sobre mejorar el salario, realizar teletrabajo, obtener nuevos desafíos, entre otros.

Una vez que conversás con el encargado procurá mostrar interés por el crecimiento de la empresa. Tenés que tener en cuenta nuevas opciones para que luego tomés la mejor decisión.

La vida laboral tiene altos y bajos y es importante que los afrontés y vivás de la mejor manera.


Blogger JOVEN360

Joven360 Costa Rica


 

Comentarios

0

Te podría interesar

La arquitectura de la vida

Sin importar que el ambiente académico o laboral en el que nos desarrollemos no esté enfocado a las diferentes disciplinas de la Arquitectura y la Ingeniería, por naturaleza somos constructores y diseñadores.


De suplente a titular

El momento en el que te dicen que tu pasantía pasa a ser una plaza fija. ¿Existe una mejor sensación que eso? Tu esfuerzo de los últimos meses está teniendo resultados, ¡Felicidades lo has logrado!


Lo más importante de la marca empleador en la empresa.

Cada vez más las generaciones jóvenes van cambiando y nosotros debemos encargarnos de construir una imagen que ayude en la atracción de candidatos que a nuestra empresa le interesan y en el compromiso y retención de su gente.


Tags más populares